viernes











[...] Y si a ella le encantaba su sabor a
arándano en Navidad, él se había enamorado por
completo de sus pecas de chocolate espolvoreadas al rededor de su nariz.

1 comentario:

  1. Yo no tengo pecas :(
    Será cosa de espolvorearme chocoate en polvo (I)

    ResponderEliminar