jueves




Se revuelca, pecosa y divertida, entre sus sábanas blancas. Arándano la mira, la abraza, la mima, la retuerce,  y la deja ser. La ama, la toca, la siente y la vuelve a querer... Y así se siguen jugando, encontrando, y hasta  reinventando entre todos los verbos; después de todo todavía les queda mucho amanecer.




1 comentario:

  1. Me encanta Nerea.
    Me encanta el final, la frase.
    Mucho amaneceres más *-*

    ResponderEliminar